Nadie se tomó en serio la misión de cuidar a Carabineros

Marzo 14 2018 0comment

Nadie se tomó en serio la misión de cuidar a Carabineros

Posted by In Medios, Confianza, ICREO

Entrevista a Carolina Altschwager para La Segunda

Carolina Altschwager dice que hubo errores desde la institución y del gobierno anterior

Cuenta que la «marca» Carabineros de Chile está muy dañada, que cuando se conoció el megafraude interno —que suma casi $27 mil millones y un centenar de personas y ex funcionarios formalizados— el entonces general director Bruno Villalobos debió dejar su cargo, o bien que el poder político debió pedírselo. “Desde que se supo del fraude (abril de 2017) nadie se tomó en serio la misión de cuidar a Carabineros, nadie tomó ese rol con decisión”, explica Carolina Altschwager, directora ejecutiva de la consultora Almabrands, especialista en construcción de marcas.

—¿Qué tan dañada está la «marca» de Carabineros hoy?

—Nosotros hacemos un estudio que es el ICREO, que es el estudio de la confianza en las instituciones, y tras las primeras noticias del fraude ya había un daño importante. La marca Carabineros era la número dos en confianza de todas las instituciones que nosotros medimos, que son 210, y cayó al lugar 19. No es la única que cayó, pero su baja fue significativa.

—Quedó a la par que la PDI, que tampoco subió.

—Es un daño a una marca que ha tenido un capital histórico de confianza sumamente alto. Aquí pasan dos cosas. Cae la imagen de transparencia, honestidad y responsabilidad de Carabineros por el fraude, pero también cae la imagen de gobernabilidad de la institución. Y eso es grave porque Carabineros tiene mucho valor para las personas por su rol en la vida cotidiana y cuando aparece el tema del fraude no es se cuestiona el rol de la institución en la sociedad, se cuestiona su gobernabilidad.

—¿Qué se debió hacer en el minuto?

—No haber cambiado en ese minuto la dirección de la organización, porque desconocía lo que ocurría al interior de ella, es grave, seguramente la dañó aún más. Por eso esta renuncia (de Villalobos) es una oportunidad para reconstruir la institución, pero para eso hay que hacerse cargo de que hubo errores, faltas graves a la honestidad y a la transparencia, además de dar una señal clara de cuál va a ser la nueva gobernabilidad para garantizar la confianza en el tiempo.

—Apenas conocido el fraude ¿debió renunciar Villalobos' ¿Faltó decisión política para pedir su salida?

—La mejor señal hubiera sido la renuncia inmediata con el fin de proteger a la institución. Pero cuando después sigue todo el proceso (con Villalobos a cargo) el gobierno debiera haber tomado una posición más radical, no en pos de calificar o cuestionar al Director General, si no que en pos de cuidar y proteger a la institución. Hay una responsabilidad compartida.

La psicóloga, miembro del círculo de marketing de ICARE, dice que ahora “se debe enfrentar la crisis, hacerse cargo responsablemente de los errores. El cambio en el mando es una oportunidad para recuperar confianza y gobernabilidad, pero hay que mostrar señales claras, no solo de cómo se hacen cargo de lo que ya ocurrió, si no qué van a hacer para que esto, en un contexto ideal, no vuelva a ocurrir.

—¿Por ejemplo?

—Crear una especie de Consejo de Transparencia interno podría ser algo interesante, quizás haya que modificar ciertas estructuras, definir procesos nuevos de transparencia para garantizar un mejor seguimiento del uso de los recursos. La gobernabilidad no recae en una persona, recae en un equipo interno, hay que estar dispuestos a abrirse a ese tipo de cambios para garantizar la honestidad.

—¿Qué tan rápido debe normalizarse el mando?

—Lo antes posible, sin duda una institución descabezada internamente genera dificultades e incertidumbre, problemas de confianza interna, así que mientras antes, mejor.

 

Ver artículo en La Segunda

© Copyrights 2016 Almabrands. Todos los derechos reservados.