Newsletter 3 de enero de 2020

Aquatacama

Estimados todos:
Espero que vuestra salida y entrada de año haya sido todo lo placentera que os merecíais.

Escribo este nuevo ejemplar de la newsletter de Aquatacama alentado por la reciente publicación en el famoso The Guardian (uno de los medios más leídos internacionalmente) de un artículo sobre la desalación en Chile.

El Cambio Climático impone a Chile una crisis hídrica inexorable, lo que implica elegir entre soluciones estructurales a largo plazo: por ejemplo, entre la desalación y Aquatacama, nuestro proyecto de río submarino Sur-Norte Chile.

Son complementarias. La desalación puede abastecer el consumo humano y minero: caudales reducidos, acotados geográficamente y alta capacidad a pago: características diametralmente opuesta al consumo agrícola. La desalación NO puede solucionar el problema de la agricultura: estudios académicos internacionales independientes, acumulados consistentemente por decenios, enuncian al menos las cinco razones siguientes (puedo proporcionar las referencias correspondientes a quien me las solicite):

1. Caudal: Según un reciente estudio de Universidad de Chile con Corfo por un presupuesto de aprox. 150kUSD, la agricultura nortina requeriría, en el escenario más optimista al 2050, hasta 338m3/s en promedio anual, añadiendo 878.968ha regadas (casi duplicando la superficie actual pero sólo 2% de lo que requiere la humanidad a ese horizonte). Ese estudio estima la disponibilidad media anual en la desembocadura del Biobío en 375m3/s (descontando del caudal físico real, el caudal ambiental río abajo). Una gran desaladora produce 2m3/s. ¿Cómo, dónde, en qué plazos, implantar más de 150 desaladoras? Con tres tubos paralelos de 4m de diámetro, simplemente lastrados y no anclados sobre el lecho marino, Aquatacama podría transportar de Concepción a Arica un caudal de 43m3/s (equivalente a más de 20 desaladoras) y regar 228.550ha nuevas. Y eventualmente mucho más si fuera deseable, puesto que existe la disponibilidad, añadiendo tubos paralelos en el fondo el mar.

2. Energía: La desalación consume aprox. 4kWh/m3. Aquatacama consumirá del orden de 0,8kWh/m3 en promedio: cinco veces menos. 

3. Precio: El costo de la desalación depende grandemente de las medidas medioambientales impuestas a la captación de agua de mar y al desecho de salmuera. El costo real, en los países más estrictos como California o Australia, se multiplica por tres. Comparado con un precio “redondo” promedio de la desalación de 1USD/m3 (muy superior a la capacidad a pago de cualquier cultivo), Aquatacama sería 35% más barato, puesto en el predio, con las ERNC actuales: nivel asequible para ciertos cultivos según la CNR.

4. Calidad: La falta de minerales del agua desalada empobrece los cultivos si no se aplican medidas de mitigación (paradoja: se quitan sales que luego se re-introducen para obtener una buena calidad agrícola). La desalación, con su pre-tratamiento y post-tratamiento, libera substancias químicas tóxicas, las cuales han de ser eliminadas. Ambos procesos a considerar correctamente en el costo total. Con Aquatacama, los agricultores de las regiones dadoras y receptoras tendrían la misma agua.

5. Experiencias internacionales: A pesar del marketing de la industria desaladora, ningún país usa agua desalada para su agricultura de forma substancial. Aquatacama, proyecto submarino, no conlleva externalidades negativas y sí es perfectamente aplicable al caso chileno.

a. Los países árabes la han abandonado hace varios años por su alto costo.
b. El caso israelí no es aplicable: rol de la agricultura en la economía y la sociedad (sólo 55% del consumo total de agua - aprox. 180.000ha regadas - aprox. 2% del PIB y 3% del empleo - ninguna posibilidad de crecimiento – producción del 95% del consumo nacional), disponibilidad climática y geográfica (400km de norte a sur, todos áridos, sin alternativas: el proyecto de llevar agua de Turquía que se nos pidió estudiar en su tiempo, no se realizará por razones diplomáticas).
c. El caso español tampoco puede servir de referencia: la capacidad de producción de agua desalada está utilizada en un mero 30% aproximadamente en razón de una brutal sobre inversión, lo que crea problemas por los financiamientos recibidos indebidamente de la Unión Europea; se utiliza únicamente en casos excepcionales o para tapar ese inadecuado exceso de capacidad y de forma altamente subvencionada; proviene en buena proporción de aguas terrestres salobres y no de agua de mar; si bien el consumo agrícola de agua desalada constituye aprox. 20% de esa producción, representa sólo aprox. 1% del consumo agrícola. En realidad, en España, buena parte del consumo agrícola proviene de
trasvasijes terrestres, particularmente el famoso Acueducto Tajo-Segura, con los estragos característicos de esas infraestructuras.

Consecuentemente, y desde MI punto de vista, la elección entre la desalación y Aquatacama es más política que técnica.

1. Si Chile quiere limitarse a abastecer sus ciudades y sus mineras, y pues acepta el precio político de dejar morir su agricultura nortina, la desalación es una perfecta solución.

2. Al contrario, si Chile quiere, además de abastecer sus ciudades y sus mineras: 

a. adaptar al Cambio Climático su agricultura nortina, prometida sino a una muerte
inevitable,
b. expandirla para colmar su lucro cesante al no explotar todo su potencial,
c. generar un importante desarrollo económico y social,
d. contribuir a la mitigación del Calentamiento Global desarrollando una silvicultura dedicada a la captación de CO2,
e. construir una barrera vegetal que pare la desertificación,
f. entre otros múltiples beneficios,
g. todo ello sin causar perjuicio alguno a las regiones dadoras,

Aquatacama es una excelente solución; por no escribir, la única. Lo que dejo al mejor entender de Vds., mis lectores. Atento a sus comentarios y a su disposición para cualquier información complementaria.

Gracias por su atención constructiva. Y como siempre, circulen el presente email en su entorno y sigan apoyándonos por las numerosas vías democráticas y legales que tienen a su disposición.